Oficios tradicionales Diputación Foral de Gipuzkoa (logo)


[4]

Barberos y peluqueros

         El oficio de barbero es muy antiguo, como lo demuestran los monumentos del pasado que representan a los personajes de cada época bien rasurados. En España igual que otros lugares, estos profesionales, a partir del siglo XIV, además de "hacer los cabellos y rizarlos" llevaban a cabo operaciones de cirugía menor como "sajar, sangrar, echar sanguijuelas, poner ventosas y extraer muelas y dientes", lo que dio lugar a interminables pleitos con los cirujanos, hasta que una Real Orden de 1 de Octubre de 1.860 les prohibió, de manera terminante todas estas actividades, atribuyéndolas en exclusiva a sus, hasta entonces, competidores.

         A fines del siglo pasado el oficio de barbero/peluquero se podía ejercer libremente, previo pago de la contribución industrial, lo que no se exigía a los que no tenían tienda abierta al público, aunque tuvieran puestos fijos en las calles y plazas. En todas las épocas los establecimientos de estos profesionales han sido centros destacados de reunión en los que se han creado y difundido toda clase de noticias, con notable influencia, sobre todo en las poblaciones pequeñas, en la imagen pública de los ciudadanos.

Barbería

Una de las clásicas barberías de Bilbao de los años setenta.

         En el País Vasco, a juzgar por las escasas referencias disponibles, la evolución de los barberos/peluqueros no ha sido sustancialmente diferente, aunque su actuación sobre todo fuera de las capitales y poblaciones más importantes, se ha ajustado a nuestras circunstancias.


Gipuzkoa.net (logo) 2011 Oficios Tradicionales. Departamento para la Innovación y la Sociedad del Conocimiento