Oficios tradicionales Diputación Foral de Gipuzkoa (logo)


[4]

Modelistas

         Los modelos han sido tradicionalmente utilizados, en la industria, como referencia y mediante su copiado, obtener las más variadas piezas y medios de producción. Su construcción hasta hace pocas décadas era manual, lo que requería a los artesanos especializados en su fabricación, los modelistas, notable habilidad y conocimiento, así como una dilatada experiencia.

         En opinión de Cruz Villar, de Arrásate, profundo conocedor del oficio, un buen profesional especializado en la construcción de modelos para la fundición debía saber trabajar la madera, poder interpretar planos y tener amplios conocimientos de fundición, pues era él quien generalmente estudiaba y determinaba la forma en que se iba obtener la pieza, requerimientos también válidos en el caso de los troqueles cuyo comportamiento era necesario dominar.

Fundición

La fundición de la Unión Cerrajera en sus comienzos (1908).

         El aprendizaje comenzaba a los 14 años, al lado de un modelista experto, realizando trabajos sencillos que poco a poco se iban haciendo más complejos, de forma que, si tenía aptitudes, en unos 8 años, podía llegar a construir modelos complejos.

         Aunque existían escuelas profesionales para los modelistas de fundición en Deusto, Ferrol y Cartagena, ligadas a la industria naval, la mayoría se formaban junto a los maestros. Desde la zona de Pasajes también se difundieron conocimientos para la construcción de modelos, siendo el origen de los talleres que se pusieron en marcha en los años treinta en la cuenca del Deba.


Gipuzkoa.net (logo) 2011 Oficios Tradicionales. Departamento para la Innovación y la Sociedad del Conocimiento