Oficios tradicionales Diputación Foral de Gipuzkoa (logo)


[4]

Mahoneros de Bergara

       Aunque la tradición textil de Bergara se remonta al menos al siglo XV, pues en 1.497 los Reyes Católicos confirmaron las ordenanzas de "los hazedores de los paños de Vergara", y  en el siglo XVII el "lienzo que llaman de Vergara”gozaba de reconocido prestigio, la verdadera importancia de esta Villa en esta actividad, comenzó en 1.846, cuando José Julián Blanc, comerciante aragonés afincado en Bergara y dos vecinos de Bayona, Frois y Silva, fundaron la "Fabrica de Hilados y Tejidos de Vergara", hoy Algodonera San Antonio, S.A. Tavex.

       El traslado en 1841 de las aduanas del Ebro a los Pirineos, permitió el acceso al mercado español en condiciones ventajosas y con ello el nacimiento y desarrollo de diversas iniciativas industriales en nuestro País, entre ellas la de la citada fabrica, que se dedicó desde un principio a la elaboración de hilo, tejido, y estampaciones de algodón. Esta, era una materia prima exótica cuyo uso no se extendió por Europa hasta finales del siglo XVIII , aumentando su consumo a partir de esta fecha por sus grandes cualidades de confort e higiene.

       Según describen Jose Luis López y José E. Perallón en “El mundo azul de Tavex” (1), excelente historia publicada por esta empresa para conmemorar su ciento cincuenta aniversario, la empresa se desarrolló rápidamente, de forma que en 1860 daban empleo a 500 trabajadores, ciento nueve en hilatura, ciento ochenta y nueve en tejeduría, y doscientos tres en blanqueo, tintura y estampación. La energía utilizada era hidráulica, del río Deba, y de vapor y tenía "instaladas cincuenta y cuatro máquinas para preparación y carda de algodón, veintiocho máquinas de hilar y ciento sesenta y cuatro telares”. Existía también un  “departamento de blanqueo, teñido y estampación."

        En estas fechas, y según los mismos autores, la fábrica ya producía mahones (telas fuertes y frescas de algodón que primeramente se fabricaron en la ciudad china de Nanquín), que debían ser muy apreciados, pues se reconocía que " la fábrica carecía de competencia en sus algodones azules", lo que originó que comenzaran a instalarse en Bergara diversas empresas dedicadas al tinte de telas en azul. Surgió de esta forma un núcleo textil que se fue especializando en este artículo e identificándose  con él, de forma con el paso del tiempo se conoció como "azul de Vergara". Se trataba de un tejido de algodón teñido de un característico color azul oscuro y cuyo principal colorante era un añil natural procedente de la India, fabricado con las hojas y tallos de una planta llamada índigo. Se destinaba principalmente a ropa de trabajo y ya en 1888 ya se fabricaban 17.000 piezas al año.

        Con el comienzo del siglo XX su consumo siguió extendiéndose y hacia los años veinte seguían apareciendo en Bergara nuevas empresas que comenzaban su fabricación, compitiendo entre sí, así como con otras radicadas en Cataluña, pero que por diversas causas no consiguieron obtener la tonalidad característica del "azul de Vergara".

        Con la industrialización española de la posguerra la demanda creció y en Bergara llegó a producirse el 90 % del tejido para ropa de trabajo que se fabricaba en España, contando hacia 1970 con 16 empresas textiles, que ocupaban a unos 2.000 trabajadores, en gran parte mujeres. 

 

Algodonera

Algodonera de San Antonio a finales del siglo pasado (album geográfico descriptivo del País Vascongado 1914-1915) .

(1) El mundo azul de Tavex.  José E. Perallón y José Luis López. Ed.Tavex. 1996

 


Gipuzkoa.net (logo) 2011 Oficios Tradicionales. Departamento para la Innovación y la Sociedad del Conocimiento