Oficios tradicionales Diputación Foral de Gipuzkoa (logo)


[4]

Los fabricantes

       Aunque en Enero de 1856, Nicolás Gurruchaga solicitó los terrenos existentes entre los caseríos Guardia Berria y Guardia Zarra, con el objeto de "construir una fábrica de cal hidráulica o cemento"(12). La primera instalación conocida en la zona de Arrona fue, Nuestra Señora de los Dolores, fundada por Eusebio Gurruchaga, hijo de Nicolás, hacia 1859, junto a la carretera de Azpeitia, a la que nos hemos referida anteriormente.

       Disponía de seis hornos o “caleras” verticales y de funcionamiento continuo, de cuatro metros de diámetro en su parte más ancha, que se cargaban por su boca superior desde unos depósitos a la altura de la carretera, para la piedra caliza y el lignito.

       Como ya hemos adelantado,frente a los hornos se encontraban dos departamentos destinados a los molinos de trituración, por medio de varios pares de grandes piedras giratorias.  A ambos lados se situaban varios almacenes y depósitos, que no eran sino una especie de habitaciones destinadas a guardar el cemento fabricado.

       Los molinos estaban movidos por una turbina hidráulica de 35 H.P., un motor de gas, y otro a gasoil, y un gasógeno, para los que disponía de carboneras y dos altas chimeneas, aún existentes.

       La turbina se movía con agua de la regata de Narrondo, que se desviaba a la fábrica por un canal en elevación, todo ello en el interior de la fábrica. Disponía además de un patio, almacenes diversos y fragua para reparaciones.

       Junto a la fábrica se construyeron casas para trabajadores, estanco y taberna y junto a ellas, "Villa Petra y Eulalia", con su parque, para residencia del propietario, todo muy al estilo de la época.

       En 1869 siguen siendo dos los fabricantes, Gurruchaga y Corta. Éste último utiliza la ferrería de Iraeta para moler (8), pero en pocos años se desarrollan nuevas fábricas promovidas por empresarios de la zona, impulsados por la creciente demanda y el prestigio que va adquiriendo el cemento elaborado con la marga de Arrona.

       Mañé y Flaquer, en 1876 refiriéndose a Cestona manifiesta: " Sus habitantes  ...., se dedican a la fabricación de cal hidráulica, ramo muy importante de industria, que ocupa muchos brazos y produce muchos beneficios al pueblo. También se encuentran en el término de Cestona algunas minas de carbón de piedra o antracita, la cual sirve para caleras de toda clase"(12).

       En este contexto en pocos años se van a promover nuevas fábricas. Una de ellas fue la de Bedua, de la razón social Uriarte, Zubimendi y Cía, fundada en 1885,(8) seguida por la de "San José", promovida por Niceto de Aranguren en 1887 en el barrio de Narrondo, con cuatro hornos verticales y dos piedras de moler. En 1892, los hermanos Esteban, Eulogia y Francisco José cambian la razón social a "Don Esteban Aranguren y Cía. Cemento Natural" (8).

Nuestra Señora de los Dolores

Planta de la fábrica Nuestra Señora de los Dolores.

       Pocos años después, Eusebio Gurruchaga vende su fábrica Nuestra Señora de los Dolores a Sansinenea y Echeverria, instalándose en Zumaya (8). En 1892 su hijo Pedro compra unos terrenos junto al caserío Bayona y construye en ellos una fábrica de nueva planta, "La Zumayana", que en 1893 está ya terminada (10), con siete hornos verticales, aún existentes, así como restos de los edificios y la chimenea de la máquina de vapor alimentada con carbón y que se utilizaba para mover los molinos.

       En 1894 son ya seis las fábricas de cemento natural: "La Zumayana" en Narrondo, de Gurruchaga; "La San José" también en Narrondo, de Aranguren y Cía; la de Oiquina de la empresa Olave y Cía; la de Bedua de Uriarte y Cía; "La Concepción" en Chiriboga, de Echeverria Echave y Cía, y finalmente, "Santa Cruz", en el barrio de Agote, propiedad de Corta y Cía, quien también utiliza la antigua ferrería de Iraeta para moler cemento.

       En esta fecha, Nicolás de Bustinduy refiriéndose a Cestona y Zumaya, manifestaba: "Se halla desarrollada en grande escala la industria de la fabricación de cemento hidráulico, pues hay seis fábricas, que son: la de Eusebio Gurruchaga, la de D.Niceto Aranguren, la de los señores Olave y Compª, la de D. Juan Uriarte, la de los señores Corta y Compª, y la de los señores Echeverria, Echave y Compª. Por término medio todas ellas tienen 4, 6, ó más hornos; la fuerza motriz en unas es hidráulica y en otras de vapor, con la que mueven las máquinas trituradoras y demás elementos mecánicos; ocupando de 20 a 30 operarios cada una; siendo la producción media en cada fábrica de unos 500 sacos diarios de a 69 kilogramos, formando un total aproximado de unos 160 operarios, y de una producción diaria de 3.000 sacos de a 69 kilogramos, que hacen 20.700 kilogramos diarios" (10).

       También por estas fechas, Corta y Cía modernizó sus instalaciones del barrio de Agote y construyó una nueva fábrica con una batería de 8 hornos continuos, 5 pares de muelas para triturar la piedra calcinada en los hornos y un  molino tipo Morel, horizontal y giratorio, con bolas de hierro en su interior, posiblemente el primero de este tipo instalado en la zona. Esta fábrica movía sus molinos con una máquina de vapor, que fue sustituida por electricidad procedente de la central Barrena de Elgoibar, a la que posteriormente se añadió una Caldera Babcock-Wilcox. (8)

       Según informaciones recogidas, el transporte de la marga desde la cantera a la fábrica se hacía sobre carriles, en los que circulaba, un vagón provisto de un freno "sin fin" (debido a la fuerte pendiente), con capacidad para unas cinco toneladas, sobre el que iban uno o dos hombres, atravesando un túnel de unos 80 metros y que llegaba hasta la boca superior de los hornos. El número total de viajes diarios era unos ocho. El vagón se subía vacío a la cantera tirado por un buey. El sistema se mantuvo hasta los años cincuenta del siglo XX.

       La última en crearse, en 1900, fue "La Carmen", propiedad de Gracian Alberdi, en el barrio de Arrona junto al cruce de las carreteras a Azpeitia y Bilbao-San Sebastian, que inició su actividad con la fabricación de cemento natural, mostrándose la más dinámica de la zona, siendo la primera en fabricar cemento Portland en 1934, y tras diversos cambios de denominación, se integró en el grupo Cementos Rezola S.A. (13)

 

(11) Odriozola Oyarbide, Lourdes. Zumaya. Historia.

(12) Mañé y Flaquer. Visita al País de los Fueros. 1876. Edit. Villar.

(13) Archivo Cementos Alberdi. Arrona.

 


Gipuzkoa.net (logo) 2011 Oficios Tradicionales. Departamento para la Innovación y la Sociedad del Conocimiento