Oficios tradicionales Diputación Foral de Gipuzkoa (logo)


[4]

Fabricantes de abarcas de cuero

       El hombre que durante siglos anduvo descalzo, al igual que hoy sigue haciéndolo una gran parte de la humanidad, empezó a proteger sus pies hace ya mucho tiempo, utilizando para ello los materiales que disponía en su entorno, básicamente cuero de buey, caballo o pellejo de jabalí, sin adobar. Con el transcurso de los años se emplearon otros muchos elementos como maderas o neumáticos de automóviles y más recientemente plástico.

       Las abarcas o albarcas de cuero cubren la planta y la punta de los pies hasta el empeine, así como el talón, disponiendo de un borde agujereado en todo el entorno por el que se pasa una larga cuerda o correa, colocándose en ocasiones una bayeta para impedir que el roce fuera doloroso. Posteriormente se empezó a utilizar un cordón de lana trenzada pero en todos los casos, esta especie de sandalia, se fija con varias vueltas sobre la pierna.

       Este tipo de calzado elaborado con frecuencia en el pasado por los propios baserritarras y tradicionalmente utilizando en los trabajos que requería la explotación de los caseríos además de en la vida cotidia¬na ha sido sustituido, entre otros, por botas de producción industrial habiendo quedado su uso limitado sobre todo a actividades folklóricas. Lógicamente el número de fabricantes de abarcas se ha reducido drásti¬camente hasta casi desaparecer.

       Antxon Aguirre Sorondo (Euskonews@media-Artisautza 2006/06/09.23) reproduce lo escrito por Manuel de Larramendi (1690-1766) en su obra Corografía de Guipúzcoa en el capítulo de trajes y modas. "Hombres y mujeres, en las caserías, conservan el calzado que notó Séneca en Córcega como propio de los cántabros, que son las abarcas, y es el cal¬zado mejor para montes y cuestas, especialmente en los tiempos de llu¬vias y nieves. También se conserva en los pueblos entre labradores que hay y tienen vecinas las tierras que labran, entre peones y otras gentes de trabajo; pero no en los demás vecinos y moradores, que todos se visten medias y zapatos.

       En Beterri apenas se verá hombre ni mujer de casería que ande con abarcas en día de fiesta, ni en la iglesia ni en las calles; en Goyerri aún se ve mucho de eso y me pareció que desdecían de lo demás del vestido cuando lo observé la primera vez, aunque ya acostumbrados los ojos, no me disuena la junta de abarcas y mantos".

Baserritarra elaborando abarcas en Abadiano (Bizkaia) en fecha no determinada. (Fototeka Kutxa)


Gipuzkoa.net (logo) 2011 Oficios Tradicionales. Departamento para la Innovación y la Sociedad del Conocimiento